Sierra de la Ventana, Martes 11 de agosto 2020
Buenos Aires | Argentina

Kicillof aseguró que con las nuevas medidas se busca “evitar la angustia de pérdidas irreparables”

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, aseguró hoy que el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto ante la pandemia de coronavirus “sirvió para evitar contagios y muertes” y explicó que con la aplicación de medidas más restrictivas en el AMBA se busca “evitar la angustia de tener pérdidas irreparables”.

“Sabemos de la angustia, del cansancio, de las broncas pero lo que vamos a hacer a partir de ahora es precisamente para evitar la angustia que significan las pérdidas irreparables y para salvar vidas”, expresó Kicillof al participar del anuncio grabado del presidente Alberto Fernández sobre una nueva etapa de aislamiento.

El mandatario bonaerense remarcó que los más de 90 días de aislamiento mantenidos hasta aquí “sirvieron, primero, para evitar contagios y muertes. Hoy en Argentina hay 50 mil contagios aproximadamente y mil fallecidos”.

“Si hubiéramos tenido los mismos números que Brasil, o que Chile, aunque las comparaciones sean odiosas, tendríamos entre 250 mil y 600 mil contagios y más de 10 mil muertos. Por eso, todo esto sirvió también para ampliar nuestra capacidad de atención”, precisó el mandatario.

Kicillof detalló que “en la provincia de Buenos Aires, antes de la pandemia, el sistema público tenía 883 camas de terapia intensiva”, y aseguró que “hoy estarían casi agotadas”.

“Pero en estas semanas agregamos, entre lo que hizo el sistema público provincial y nacional en la Provincia, cerca de 1000 camas. Por eso, el aislamiento sirvió para conseguir los equipos de protección para el personal de seguridad, para los trabajadores y trabajadoras de la salud”, ponderó el gobernador.

Y en ese sentido, remarcó: “Estoy hablando de 28 aviones que vinieron de Shangái, y ahora están llegando el 29 uno y el 14 dos barcos, con equipamiento. Son hasta hoy 5,4 millones de barbijos”.

Además, Kicillof recordó que durante “estos más de 90 días se abrieron 18 centros de testeos y se pudo desarrollar tests nacionales.”.

“El tratamiento de plasma, lo quiero decir para que se entienda, está en fase experimental, pero se está probando en la provincia de Buenos Aires y en la Argentina”, aclaró.

Destacó que “en la provincia de Buenos Aires tenemos un sistema de fases que está funcionando muy bien que hace que en 70 municipios estemos en fase 5, prácticamente todo autorizado, con una barrera sanitaria para que la enfermedad no llegue, pero en lo que es el AMBA la enfermedad está en un estado de circulación y difusión exponencial”.

Kicillof señaló que el coronavirus “es una enfermedad muy dura y muy difícil, para la que no hay tratamiento, para la que no hay cura, para la que no hay vacuna”.

Ante ese incremento de casos de las últimas semanas “ahora tenemos

que retroceder, fundamentalmente vaciar las calles, volver a quedarnos en casa, evitar las reuniones sociales, las transgresiones, el relajamiento, porque nos ha llevado a esta situación, no solo de contagios, sino también de utilización de nuestra capacidad hospitalaria”.

“Probablemente los resultados no se vean en los primeros días, los efectos de un aislamiento más fuerte se van a observar en 10, 15 días, no antes y probablemente los contagios sigan avanzando aunque estén surtiendo efecto estas medidas”, enfatizó.

Detalló que en la provincia de Buenos Aires, las industrias funcionarán con protocolos aprobados y transporte propio.

Advirtió que “por más que vamos a estar controlando más” el cumplimiento de estas medidas “depende de cada uno de nosotros, es ahí donde está la clave”.

“Hoy no hay forma de evitar la crisis económica, está en todo el planeta. La produjo el coronavirus. Lo que sí podemos hacer es evitar los contagios y evitar las muertes, salvar miles y miles de vidas”, afirmó.

“No es una derrota (volver para atrás y restringir la circulación), es un éxito”, insistió el gobernador, que finalizó su discurso agradeciendo a los y las bonaerenses, a los trabajadores y trabajadoras de la salud, de la seguridad de la limpieza, “que están en la primera trinchera”, a los empresarios, los profesionales, a los intendentes, “por la paciencia, la solidaridad, la responsabilidad”.

Recordó que este año la provincia de Buenos Aires cumple 200 años y si bien reconoció que “este año va a ser recordado con tristeza seguramente, por las pérdidas, por los problemas económicos, por el aislamiento, también se lo va a recordar como un año donde colectivamente todos unidos decidimos cuidar la salud y cuidar la vida de los argentinos y los bonaerenses”.

“No me cabe duda de que esto va a pasar y cuando pase, mirando para atrás vamos a estar orgullosos del esfuerzo que hicimos”, puntualizó.