Sierra de la Ventana, Viernes 19 . 2019
Buenos Aires | Argentina

“Esto es una reacción en defensa propia, por un manejo no idóneo del código impositivo.” Jorge Canolik

Jorge CanolikJorge Canolik se acercó a los estudios de FM Reflejos, para describir cómo recibió en lo particular el incremento de tasas en el código tributario y qué medidas tomaron en conjunto los prestadores turísticos de la comarca.

Durante el miércoles de esta semana, se realizó una reunión entre los integrantes del Concejo Deliberante, el Departamento Ejecutivo Municipal y representantes de instituciones y cámaras vinculadas a los servicios al turista (especialmente propietarios de complejos hoteleros y de cabañas), para tratar el excesivo incremento en las tasas municipales, particularmente la de Inspección por Seguridad e Higiene, que llegó en los últimos días con un aumento que supera, en algunos casos, el 500 % respecto al año anterior.

En una larga charla, Canolik describe cómo fue el proceso que llevó a nuclear a muchos comerciantes y prestadores de servicios, para reclamar, mediante una nota que fue entregada al Intendente Sergio Bordoni y al Concejo Deliberante, solicitando que se revea el excesivo incremento de las tasas por seguridad e higiene, en un momento en que las ecuaciones económicas encuentran en desventaja a los comerciantes.
“Nos llegan las facturas y esto nos genera una gran preocupación en todos los prestadores” describe Canolik, hecho que llevó al análisis profundo del tema, observando que ante la legislación, se estaba rompiendo una condición de equidad, porque se estaba alterando el porcentaje que está establecido en el código impositivo, en el artículo 117, y se alteraba con esta excesiva suba en las tasas. Esto lo expusieron en un informe técnico los prestadores para que las autoridades puedan reveer la situación.
“Lo que opera el municipio, es que le facilite la vida a la gente y no que se la entorpezca” expresó Canolik considerando que existe una total falta de idoneidad y que cayeron en “Un error grosero”.
Jorge asegura que las tres últimas temporadas turísticas han caído en una notable baja, más las tarifas aplanadas que deben conservar los prestadores, llevan a una ecuación costo beneficio negativa.