Sierra de la Ventana, Miércoles 21 . 2018
Buenos Aires | Argentina

Extrañas mutilaciones en Saldungaray, mito o realidad?

vaca

ADVERTENCIA: las imágenes pueden herir su sensibilidad.
El misterio de la vacas mutiladas en saldungaray, muchas han sido las noticias que se refieren a este tipo de sucesos que se repiten en diferentes puntos de la región. Muchos titulares de distintos medios hablan del misterio de las vacas mutiladas, animales que aparecen de un día para el otro muertos en los potreros con una característica similar: la quijada limpia, sin rastros de cuero y carne, la ausencia de la lengua, las ubres y el ano.

Cada protagonista de estas historias se han referido de la misma manera: cortés con una precisión de bisturí y las heridas cauterizadas. En algunos casos también se habló de los tanques australianos vacíos, de la noche a la mañana.

Algún paisano también esbozo, “ni los perros se acercan al animal”, mil historias, diferentes protagonistas y lugares se envuelven en este halo de misterio. El colectivo imaginario y popular habla de la intervención de seres de otro planeta y así se tejen las historias, miles por cierto. Y esta vez la aparición de los animales se dió cerca de la comarca serrana.

Primero en Chasicó y luego muy cerca de la planta urbana de Saldungaray. La producción se comunica con el protagonista de esta historia quien inicia su relato refiriendo haber visto junto a su grupo familiar, días atrás, en una noche cubierta por las nubes, luces extrañas en el cielo, a muy baja altura, “como si fuese un reflector que luego se convierte en luces de colores que giran en círculo”, luego de ello cuenta que vio a una distancia de 500 mts, seres que caminan debajo de estas luces.

La historia podría haber quedado en este relato, sobre la experiencia vivida. Días más tarde, cerca de donde viese las luces advierte la presencia de dos vacas muertas con las características ya descriptas. El equipo de producción de FM Reflejos se dirigió hacia el lugar en busca de los animales, constatando la veracidad de los dichos por este vecino. Allí, cerca de un arroyo yacían los cuerpos de ambos animales, una vaca y un ternero, los cuales fueron fotografiados para ilustrar nuestra tarea investigativa. Pero más allá de lo que uno pueda imaginar y crear en su mente con respecto a este caso, siendo objetivos y buscando una respuesta científica y lógica, consultamos a un veterinario de la comarca, su explicación en off fue la siguiente, “la prohibición de caza del zorro y la elevada super población de peludos, a lo que se le suman los chimangos, son los actores que generan este tipo de lesiones que se observan en los animales muertos. Todos atacan las partes blandas en busca de alimento y precisamente seccionan la lengua y las ubres. El chimango ataca los ojos y el peludo ingresa al animal por el ano”.
Pero más allá de esta explicación científica queda en el amplio criterio personal y en las creencias arraigadas, ya sea por las experiencias vividas, por la imaginación o las creencias populares en general todos miramos en la noche hacia el cielo en busca de luces extrañas e inventamos historias de fogón o noches de desvelo,
asombrando a la audiencia con nuestro relato, aumentando los condimentos en cada oportunidad que sale este tema sobre la mesa. Los escépticos dirán que es imposible que exista vida extraterrestre y que los ovnis no existen. Otros creen en ellos y hasta cuentan haber tenido algún tipo de contacto. Se suman día a día fotografías de algún objeto que desentona con lo cotidiano, alguna nave sobre un galpón, campos con símbolos extraños hechos con una precisión de ingeniería y así un millón de signos extraterrestres. Y más allá de las pruebas fotográficas o narraciones extraordinarias, existe un centro de ufología que refuta cada prueba que se le acerque. Quedará el interrogante en el rumor de las calles, en cada rincón de bar, en cada cuento nocturno, en cada juntada donde más de uno cree en estas cosas. En tanto sumamos una historia más que envuelve al mágico y misterioso mundo que encierra nuestra comarca serrana.

vaca5
vaca4
vaca2
vaca3
vaca6
vaca7