Sierra de la Ventana, Sábado 22 . 2018
Buenos Aires | Argentina

“El horror de la guerra”

5276a4675553b

Carta de lectores: Soy nieta de inmigrantes europeos. Mi nona italiana, mi nono polaco. Ambos padecieron la Segunda Guerra Mundial. A mi nono lo pude disfrutar 4 años, a mi nona por suerte mucho mas. Lo suficiente para enterarme de los horrores de esa guerra…

Lamentablemente no la tengo muy clara con lo que se refiere a Historia, pero sé que a mi nono lo obligaron a ir a la guerra, teniendo que dejar a su mujer, su hijo de 4 años y su hija de 6 meses. Luego lo tomaron prisionero, pero al liberarlo los ingleses lo hicieron pelear para el bando contrario, por lo cual, para cuando termino la guerra no pudo regresar a su país y a su familia ya que pra el estado era un “traidor a la patria” …asi digitaron su vida, los dueños del mundo de ese momento…
Mi nona vivio la guerra desde su casa… viviendo en un pozo y llena de piojos, con lo minimo de comida para sobrevivir. Defendiendose de soldados enemigos que entraban a su casa como y cuando quisieran, uno de ellos intento violarla y se salvo de pura casualidad porque otro soldado aliado la defendió, sino su destino habría sido muy corto…
No les quedó otra que venirse para acá, mi nono para que no lo maten, y mi nona escapando del caos que quedó. Pasaron años y se conocieron, formaron una nueva familia…

Y ahora y siempre siguen nomas los dueños del mundo jugando a la guerra, nos utilizan como soldaditos de plomo, nos ponen aca, después alla, te matan, te violan, te arrancan tus seres queridos, asi nomas, de un plumazo…
Qué saben ellos de amor, de terror, de sentir que tu vida puede desvanecerse en cualquier momento… Que les importa a ellos la posguerra no? Porque una vez que safaron vino lo peor… seguir la vida, criar lo mejor que se pueda a los hijos que vendrían…
Mi nona me contaba que los primeros días que vivio aca, pasaba un avión y ella corria a meterse bajo la mesa… que una vez había caído una bomba en el patio de su casa y no exploto solamente porque en todas las vueltas que dio esa bomba, en ningún momento toco el detonador… igual, eso era antes, ahora cuentan con tecnología de punta, explotan sí o sí… 100% de efectividad, señores!
Y si… qué saben ellos del dolor de abandonar a tu país con tu familia dentro, y viviendo una pobreza feroz… qué saben ellos de que tu propia familia te diga que no les escribas más porque corrian peligro sus vidas… de la carta de un nene de 7 años diciéndole a su papa que lo esperaba, que ya había pasado a segundo año, preguntándole a su papa cuando volveria… Nunca más volveria…
Qué saben ellos de la depresión atroz que tuvo mi nona años después, de mi nona sin expresión en su rostro, balanceándose en la punta de la escalera, pensando si tirarse o no… hoy se sabe bien la diferencia entre depresión, ataques de pánico, bipolaridad, esquizofrenia… en esos años no, y los médicos iban a tientas con los medicamentos que debían darle, prueba y error, prueba y error… hasta que dieron con el indicado.
Qué sabrán ellos de la tristeza infinita de mi nono cada navidad… de sus ojos perdidos más allá, recordando quizás, rezando quizás…
Años después, muchos años después… la vida dio un poco de revancha, y mis tios y mi mamá pudieron conocer a sus medio hermanos de Polonia (ahora Biolorrusia)… y lloraron juntos y se abrazaron, y pudieron transformar tanta masacre en amor… ellos les agradecían a sus hermanos argentinos que su padre pudo tener una VIDA. Aca no hubo sentimientos banales, nada de celos… es que después de haber pasado la guerra hay ciertos sentimientos que son como lujos… ellos estaban felices, al enterarse que su padre había podido VIVIR…

Pero no. Esta gente no sabe nada de eso. Ni lo sabrán nunca. Ni les importa.

Lorena Ruella DNI 23351831